lunes, 11 de febrero de 2013

La estrella 'neazurra' que llevó al Cagliari a la gloria

Hoy vamos a retroceder en el tiempo hasta los años setenta en la Serie A, donde el máximo goleador de la selección italiana llevó a un modesto como el Cagliari a la gloria nacional más absoluta ganando un Scudetto y el subcampeonato de otro. Luigi Riva, más conocido como "Gigi" fue un gran delantero destacado por su gran zurda y su velocidad en carrera, su portentoso juego aéreo y en remates acrobáticos.Cualidades que junto a sus maravillosos registros goleadores le hicieron convertirse en uno de los jugadores más importantes de la selección 'bianconera', y toda una leyenda histórica en Cerdeña. Jugaba de extremo izquierdo, aunque también podía jugar como delantero, posición en la que se desenvolvía a las mil maravillas.

Legnano, su primer club (60-63)
Riva nació en Leggiuno en la provincia de Varese, en Lombardia. Él comenzó a jugar en un equipo amateur llamado Laveno Mombello durante dos años en el que marcó sesenta y tres goles.En la siguiente temporada, fichó por un modesto equipo de la Serie C llamado Legnano, en el que tan solo estuvo una temporada, en la que marcó seis goles superando la veintena de encuentros. Los ojeadores del Cagliari, se fijaron en él y decidieron incorporarle a su plantilla.

El Cagliari, el equipo de su vida (64-76)

El equipo, en Serie B bajo la dirección de Arturo Silvestri, y la gran aportación de Riva con ocho importantes tantos, lograron la segunda plaza que daba opción al ascenso directo a la máxima categoría del fútbol nacional.El equipo para lograr dicho ascenso tuvo que firmar a jugadores de la talla como Martiradonna,Pierluigi Cera,Nené o Greatti. La ciudad se vestía de gala para una ocasión tan especial: el Cagliari volvía a la Serie A tras 44 años de historia vagando por las categorías inferiores del fútbol italiano.Fue el 21 de junio de 1964 cuando ganaron al Pro Patria por un 3-1 que confirmaba el éxito del ascenso.Se afrontaba la siguiente temporada con un equipo de mucha calidad y juventud pero con apenas experiencia para afrontar una temporada tan dura como la que se avecinaba. Tras una pésima primera vuelta, en la que acabaron últimos con nueve puntos, remontaron de forma espectacular y tras vencer a grandes como Juve y Milán acabaron en un brillante sexto lugar.Los diez goles de Rizzo y los nueve de 'Giggi' protagonizaron la increíble remontada 'rossoblue'.Silvestri tras cinco años en el club, fue consciente de que hacía falta un cambio y decidió dejar su cargo de entrenador.Su puesto lo ocupó el preparador italiano Manlio Scopigno apodado "El Filósofo" que  consiguió hacer una de las mejores temporada de la historia, empatando un pobre sexto puesto que supo a poco tras el buen hacer de la temporada.El equipo hizo una primera y parte de la segunda vuelta espectaculares, llegando a conseguir el récord de imbatibilidad de siete partidos sin recibir un tanto gracias a las buenas actuaciones del portero, Reginato.El gran bajón del equipo fue provocado por la lesión de Riva que se produjo en un amistoso con su selección frente a Portugal, en un choque con Amértico, el meta luso.A pesar de lesionarse, fue su mejor temporada respecto a lo individual convirtiéndose en el máximo goleador del torneo con diecinueve dianas.Tras un tormentoso verano en en los Estados Unidos y Canada jugando allí como gira veraniega,Scopigno dimite y deja su puesto al uruguayo Ettore Puricelli de raíces italianas. Se resienten los resultados, y solo consiguen un séptimo empatados con Turín y Varese. Un resultado nuevamente algo pobre con un equipo tan completo y con una de las mejores duplas del país formada por Riva y Boninsegna. Riva se convierte en el jugador estrella del equipo, y es pretendido por los grandes del país, llegando a rechazar un ofertón de la Juventus.Se incorpora a Albertosi Ricky y Brugnera Mario, como fichajes estelares tras la venta de Rizzo a la Fiorentina. Serían los 'violas' los que ganarían el título en esta temporada, por delante del Cagliari del Milán. En vistas de preparar la siguiente temporada, volvió al banquillo el italiano Manlo Scopigno, que se unía a los fichajes ya mencionados. El 69' y 70' se convirtieron además en dos años buenísimos a nivel individual para Giggi, que fue segundo y tercero en el Balón de Oro.

Sería en esta nueva etapa en la que el club ganaría el Scudetto, en el año más importante de su historia que cerró con el único que ha ganado en su historia. Gigi se proclamó nuevamente máximo goleador del torneo con veintisiete tantos, convirtiéndose en una pieza fundamental del éxito cosechado.El equipo tan solo perdió dos partidos y once goles encajados( el mejor registro en Europa hasta el momento). Pero no todo serían alegrías para el gran delantero italiano, que se volvió a lesionar al finalizar la temporada en un partido frente a Austria correspondiente a la clasificación para el Mundial disputado en el Prater de Viena. El defensa austríaco Hof en una durísima entrada le fracturó la tibia y el peroné alejándole un largo periodo de tiempo de los terrenos de juego.El equipo acusó gravemente la ausencia de su estrella, y acabó la temporada séptimo y eliminado de la Copa de Europa en segunda ronda por el Atlético de Madrid. Gigi empezó a jugar a finales del 71, pero ben es cierto que no cogió el ritmo de juego hasta el comienzo de la siguiente temporada.Aquí empezó la decadencia de este gran Cagliari. Estrellas como Greatti, Martiradonna Domenghini o Cera fueron envejeciendo y abandonaron la entidad.Ni Edmondo Fabri ni Giuseppe Chiappella consiguieron reconducir al equipo, y tan solo duraron una temporada cada uno. La dirección de técnica además ya no disponía de suficientes fondos como para fichar a jugadores de alto nivel. En la 75-76 bajo la dirección de Mario Tiddia, el equipo descendió a la Serie B, y Riva volvió a lesionarse, y decidió dejar el fútbol a final de esa misma temporada a los treinta y un años. Gianni Brera durante su estancia en el equipo, lo apodó "El sonido del trueno" por su endiablada velocidad. El técnico con el que vivió sus mejores años, Scopigno dijo que "su pie derecho solo le valía para subirse al tranvía" calificando de forma cómica su nefasto juego con el pie derecho.Dejó un total de 156 goles en 289 partidos en la Serie A.

Una etapa brillante en la selección
Su debut con la "neazurra" se produjo un 27 de junio de 1965 en un amistoso frente a Hungría, que ganaron los húngaros. Su primer gol con la selección lo marcó en un Italia-Chipre que finalizó con cuatro a uno.Formó parte del equipo que ganó la Eurocopa de 1968 en la que fueron anfitriones, y en la que marcó un tanto.Poco a poco fue ganando protagonismo en la selección, y en el Mundial de Méjico 70' se convirtió en una pieza básica para que su selección acabase finalista siendo derrotada por la histórica Brasil de los Pelé,Rivelino o Carlos Alberto por un contundente cuatro a uno. Riva marcó tres goles en torneo: dos en los cuartos frente Méjico y uno en las 'semis' frente a Alemania Federal.También disputó el siguiente Mundial disputado en Alemania, en la que la selección fracasó estrepitosamente cayendo en frase de grupos. Fue el último campeonato de Riva, y el último partido con la selección, frente a Argentina, en el empate que les dejó fuera.Es el máximo goleador de la selección italiana por delante de mitos como Giuseppe Meazza,Silvio Piola o Roberto Baggio con 35 goles en 42 partidos.

Jaime Paricio // @j_paricio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada