sábado, 18 de mayo de 2013

Crónica de una catástrofe anunciada

Hoy no les voy ha hablar ni de la final de la Copa del Rey, ni muchísimo menos del Atlético de Madrid. Hoy les quiero comentar mi opinión sobre como veo actualmente al Real Madrid, a Mourinho y a todo a lo que les rodea.Antes de seguir escribiendo quería recalcar que este artículo es totalmente subjetivo, y como cualquier opinión fundamentada puede ser errónea, o estar en acierto.Resulta de una dificultad mayúscula abordar este tema, y sobretodo el como abordarlo.Como bien saben los que me conocen, a pesar de tener solo quince años soy madridista de verdad, y he estado en los buenos momentos, y también en los malos.Siempre he apoyado a cualquier entrenador en su llegada al Real Madrid, y con Mourinho no fue menos. En el fútbol importan los hechos; es decir los títulos, y Mourinho ha demostrado ser de los mejores del mundo, sino el mejor.A mí, personalmente me gusta valorar a los profesionales en base a dos aspectos: La forma de trabajar, y el producto obtenido del mismo. Normalmente, estos dos conceptos suelen ir de la mano, pero en este caso concreto es una antítesis en toda regla.


Salvando esta pésima temporada, hablando en general creo que Mourinho ha trabajado muy bien, y ha conseguido objetivos, que sin ser títulos tienen -en mi opinión- mucha importancia.Objetivos tales como devolver la hegemonía europea a un Real Madrid, que anteriormente era humillado en Europa. O conseguir hacer frente al mejor Barcelona de la historia, y muy posiblemente del mundo consiguiendo vencer y desgastar a todo un ejemplo de fortaleza psicológica y motivadora como Pep Guardiola. Como decía, son objetivos importantes, pero no títulos, y ellos son los que mandan.
En las dos primeras temporadas consiguió hacer un grupo compacto, fuerte y luchador, capaz de conseguir cualquier meta que se propusiese, y eso no es nada fácil. En la tercera, todo se derrumbó con la facilidad de un castillo de naipes, haciendo añicos el enorme trabajo de unión y fotaleza de las dos pasadas temporadas.

Respecto a los títulos conseguidos, considero esta etapa como un auténtico desastre. Tres títulos, dos de ellos menores ( Copa y Supercopa de España) en tres temporadas lo considero un balance nefasto para un entrenador y un equipo como estos. Sea culpa de puntuales errores arbitrales, mala suerte o falta de pegada, los hechos son los que son, y son inamovibles. Decía José Mourinho en la rueda de prensa posterior a la final de ayer que esta temporada se han quedado siempre en el 'casi', y que eso en el fútbol no existe. La razón al hombre, no le falta. Las tres semifinales de Champions han sido de máxima igualdad (Quizás la del BVB menos), y se han decidido por pequeños detalles, que coincidían en un mismo destino, el 'casi', que como coincido con él, ni existe ni debería existir en el mundo del fútbol. De todas formas de ser este el único problema existente, yo abogaría su continuidad en el Real Madrid, pero lamentablemente no es así.

Está enfrentado con casi la totalidad del vestuario, y claro reflejo fue el partido de ayer, en el que en algunos compases del encuentro pareció de todo menos un equipo. Sus constantes desencuentros con los dos
pilares del vestuario; Sergio Ramos e Iker Casillas son ya un secreto a voces. Cristiano, Ozil o Pepe son otros jugadores que se han distanciado del técnico portugués.No sabemos exactamente el núcleo de este conflicto, pero el jaleo generado en torno a Iker Casillas y su suplencia ha sido un punto importante en esta división que sufre el equipo madridista Lo que supuso una 'simple' suplencia en La Rosaleda ha desencadenado una guerra interna que ha dejado tocado y hundido a un club, que tiene a su afición dividida.
Para los que somos jóvenes y hemos empezado a sentir este equipo en la anterior década, nos cuesta asimilar un Real Madrid sin Iker Casillas bajo las palos, hemos crecido viendo al equipo siempre defendido por él, y es ya una costumbre.Ante la incapacidad de Antonio Adán de soportar la titularidad de un equipo como el Real Madrid, era totalmente obligatorio incorporar un portero para los cruciales tres meses que se avecinaban sin el portero madrileño.La elección de Mourinho no pudo ser mejor, se trajo a un jugador de la casa, sabedor de la responsabilidad que conlleva un equipo como este. Grandes actuaciones en eliminatorias vitales como las de Manchester y Barcelona, o paradas salvadoras como la que realizó frente al Borussia (1/2, vuelta) le han dado crédito entre la afición madridista y se ha ganado un puesto en la plantilla merengue. Hasta ahí, todo está claro. Pero, ¿Cómo se deja en el banquillo durante más de media temporada a un símbolo nacional e internacional como es Casillas? ¿Cómo se quita a un portero como Diego López que está haciendo un trabajo magnífico? Dos preguntas con difícil solución que se le planteaban cuando se recuperó Iker y que ha resuelto con la suplencia del mismo. Para mí, Casillas es un intocable, y se lo ha ganado a base de esfuerzo,trabajo y dedicación de su vida entera por este club, el club de su vida, y eso en mi opinión le da el derecho de ser capitán y un habitual en la portería, pero el buen estado de forma de Diego López imposibilitaban que Iker volviese de forma habitual a los palos de Concha Espina. Ha habido partidos de Liga de importancia intrascendental que hubieran servido para que jugase el mostoleño, y dar así carpetazo a lo que empezó siendo un debate y ha acabado siendo un elemento de desunión. Tampoco me han parecido las formas adecuadas de lleva esta situación, ni muchísimo menos. Palabras desmotivadoras como innecesarias las "No volverás a jugar conmigo" , o "Es mucho mejor portero Diego López" que no han hecho más que alimentarlo.Decía Kafka que a partir de cierto punto no hay retorno, y creo que resume perfectamente su situación actual en el Real Madrid. Yo creo que él no ha sabido darse cuenta de la enorme dimensión que tiene del club, y la importancia del mismo, porque en mi opinión ni Inter, ni Chelsea, ni Oporto son clubes tan enormemente significativos como este, sin ningún ánimo de menospreciar a tres campeones de Europa con una gran historia a sus espaldas. Esto, añadido al constante acoso y provocación de una prensa española que ha encontrado en Mourinho un simple objeto de portadas,polémicas y manipulaciones, algo que es en mi opinión un acto ruín y deleznable, ha provocado aún más tensión.Como admirador de Jose Mourinho y amante del Real Madrid creo que lo mejor para él, el club y los aficionados es su marcha del club.Que todo quede en aquella bella y prometedora historia de amor que por misterios de la vida no funcionó, y que finalice de la mejor forma posible.Dicen que después de la tempestad vuelve la calma, y eso espero que pase en Chamartín, que los únicos debates que haya sean sobre los fichajes y las ventas del nuevo proyecto de Mourinho, o en su defecto su sucesor.En absoluto vería mal que continuase, todo lo contrario, pero para eso habría que cerrar muchas heridas, y a día de hoy parece una utopía.El Real Madrid ha sido siempre y es uno de los mejores clubes del mundo, y está por encima de cualquier entrenador o jugador que pase por él, aunque si entiendo que debe haber distintas jerarquías dentro del mismo. La pérdida del mejor entrenador del mundo-en mi opinión- es grande, pero asumible, y no por eso dejaré de
 ser madridista ni muchísimo menos así como afirman numerosas cantidades de 'madridistas' por llamarlos de alguna forma.Mi resumen es que esta dura derrota no ha hecho más que seguir el guión establecido por el propio Mourinho al enfrentarse con el vestuario a mitad de temporada, ha sido como la gota que ha colmado el vaso.Venga quien venga ( si es que viene alguien) que por favor arregle este percal, y devuelva a la afición sonrisas y alegrías en forma de victorias y unidad.

Jaime Paricio // @j_paricio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada